Así que quieres aprender a dibujar, ¿eh? Sabes lo que esta vida de dibujante puede ofrecer -dinero, mujeres, fama, poder- y quieres tu pellizco de todo ello, ¿verdad? O tal vez simplemente sientes que dentro de tí reside un poder inexplorado y necesitas darle salida de alguna forma (y no, no estoy hablando de eso. No puedo ayudarte en ese tema, amigo). Sea lo que sea, Michael Perrinow puede ayudarte a ello.

Pero antes de nada, debo advertirte que el mundo del dibujo no es algo fácil de dominar. No es coger un lápiz y ponerte a transmitir la información que tu cerebro te envía. Bueno, sí si eres un genio como yo, pero la gente normal necesita una preparación, años de estudio, meditación, etc.
Un dibujante necesita una serie de cualidades que le hagan especial, que le conviertan en un superhéroe. Habilidades sobrehumanas más allá de la imaginación vulgar. Por eso, antes de comenzar a enseñarte nada, serás sometido a una serie de ejercicios que pondrán a prueba tus sentidos al máximo.

¿Estas preparado para saber si estás destinado a convertirte en un digno pupilo de Michael Perrinow?



Antes de poder dibujar nada, un buen dibujante debe observarlo todo, ser capaz de identificar formas, colores y todo tipo de cosas raras que se ven por ahí. Con estas pruebas sabré si tienes unos buenos ojos o un par de bolas gelatinosas que no sirven para absolutamente nada.

La primera será una prueba de calidad visual. Un dibujante debe tener buena visión tanto de cerca como de lejos. Los verdaderos profesionales son capaces de hacer un retrato detallado de la mujer que se está cambiando el sostén en el edificio de al lado sentados cómodamente en el balcón y con la otra mano aferrándose al asunto.

Ponte en pie y a una distancia de unos tres metros del ordenador. Si no tienes espacio suficiente, mueve los muebles del cuarto o llama a un maldito paleta u que tire el tabique a martillazos. ¿Qué son unos cuantos ladrillos comparados con la fama internacional que te espera?
Una vez situado, trata de leer el cartel en voz bien alta, preferiblemente gritando.


Repítelo unas cuantas veces hasta que lo hayas memorizado bien, ¡y no lo olvides nunca!
Y a continuación, una prueba de agudeza visual. En el dibujo siguiente se pueden ver dos cosas, pero como es una imagen engañosa, el cerebro solo es capaz de identificar una a la vez. ¡Si has nacido para esto, serás capaz de ver ambas cosas al mismo tiempo!


Si has superado las pruebas, ¡enhorabuena! Quizá pueda hacer algo contigo después de todo. Puedes continuar haciendo scroll (el acto de girar la ruedecita del ratón para descender por la página (¿que tu ratón no tiene rueda para hacer scroll en pleno año 2012? Solo tengo una palabra para tí: ¡perdedor!)) y seguir con el ejercicio, pero antes sé educado. Llama a los timbres de todos tus vecinos y cuéntales la buena noticia, llama a tus amigos y hazles sudar de envidia, y dale un beso de tornillo al canario.
¡Te lo mereces!



Ya has dominado la percepción del entorno y de los objetos que en éste habitan, y eso es un comienzo en el camino de la dominación del poder dibujantil. A continuación, serás puesto a prueba en un examen de interpretación. No sólo has de saber ver, sino que has de poder transcribir lo que ves sobre el papel, la pared de unos baños públicos o los horribles genitales de un cliente especialmente desagradable (en el caso de un tatuador).


Echa un buen vistazo a esta foto de una casa que he encontrado en Google en menos de dos minutos. Obsérvala bien. Empápate de ella. Abre y cierra los ojos muy rápido para que su imagen quede grabada en tu retina.

Tienes 10 segundos para tratar de memorizarla y luego dibujarla en un papel. Tan pronto como termines de leer este texto, que voy a terminar de escribir ahora mismo... enseguida. Tan pronto como sea posible. Casi, casi, casi. ¡Ya estoy!


Bueno, aún no, pero ahora sí, de verdad. En serio.
¡Dibuja ya, coño!


Bien, ¿ya está? Dependiendo del resultado se podrá deducir si eres válido para habitar el Valhalla de los dibujantes, con una valquiria de grandes pechos en una mano y un cuerno de cerveza en la otra, o en la calle, con una escoba en una mano y una bolsa llena de excrementos de gato en la otra.

¡Esto no es un dibujo, es la foto de antes con un filtro de photoshop, imbécil! Si tu dibujo se parece a algo parecido a esto (valga la redundancia), podrías llegar a valer para esto, aunque sea un poco. Si tu dibujo es algo parecido a esto, presentate de inmediato en el frenopático más cercano para recibir una terapia de electroshock urgente.


Es probable que hayas superado esta prueba. Era difícil, ¡pero yo confiaba en ello! Ahora, solo queda superar una prueba más para poder determinar si estás preparado para aprender a vivir de esto como yo.



Así que te crees muy listo, ¿eh? Crees que tienes la mente para poder dedicarte a esto, ¿verdad? Piensas que tienes el cerebro tan ágil que podrías practicar la telepatía con un ficus para forzarle a cortarse las venas, ¿cierto?

Pues tal vez tengas toda la razón, pero eso no quieres decir que tengas la mente adecuada como para dedicarte a dibujar tebeos, o más difícil, escribirlos. O incluso peor, esculpirlos. Para saber si tienes la mente adecuada, he diseñado un preciso test. Coge papel y boli y apunta las respuestas en él (o puedes hacer un círculo alrededor de la respuesta con el boli en el monitor si quieres, pero al hacer scroll hacia abajo... bueno, ¡si tengo que explicártelo quizá sea mejor que pases del test, amigo!)

1- ¿Cual es tu mano buena?
  a) Soy zurdo, ¡y estoy orgulloso de ello!
b) Utilizo ambas manos, ¡la longitud de mi ariete me obliga a ello!
c) La diestra, por supuesto, ¡como debe ser!
 
2- ¿Qué videos te resultas más graciosos?
  a) Los vídeos de bebés haciendo monerías, me los comería a todos. Literalmente. En serio.
b) Los videos de gente cayéndose y abriéndose la cabeza contra el asfalto.
c) Los videos de desmembramientos de películas de serie B.
 
3- Un día, por casualidad, te topas por la calle con la estrella juvenil del momento de la MTV, ¿qué haces?
  a) Practico una relajación de esfínter.
b) Le tiro una botella y salgo corriendo antes de que sus guardaespaldas me den una paliza de infarto.
c) Le seduzco, le invito a tomar una copa y le llevo en coche... ¡de cabeza a un barranco!
 
4- ¡Van dos y se cae..
  a) ...uno de ellos, porque va ebrio! ¡Ja ja!
b) ...el de enmedio!
c) ...tu puta madre!
 
5- Cuando te metes en internet, lo primero que haces es...
  a) ¡Me meto en un foro cualquiera para hacer el troll e insultar y amenazar de muerte a todo el mundo!
b) Busco porno y me paso la tarde con el cipote en la mano.
c) Entro en la Increíble página de Michael Perrinow y me la leo una y otra vez entre suspiros.
 
6- Vas por la calle con tu novia y ella de repente se agacha, recoge un condón usado del suelo y se traga el grumo.
  a) Le doy un beso húmedo para compartirlo. ¡Qué morbazo!
b) La dejo porque eso es poner los cuernos.
c) Lo he grabado todo en vídeo para convertirme en el rey de internet.
 
7- Mahatma Ghandi...
  a) ¿Ese no era como la madre Teresa de Calcuta pero sin el gorro de monja y con gafas? Lo siento, pero no estoy muy puesto en estrellas de rock de los 80s.
b) Mahatma Gandhi (Porbandar, India británica, 2 de octubre de 1869 – Nueva Delhi, Unión de la India, 30 de enero de 1948) fue un abogado, pensador y político indio. Lo he copiado de la Wikipedia.
c) ¡Era clavado a Dalshim, el de Street Fighter!
 
8- ¿Cual es la parte de tu cuerpo favorita?
  a) Mi codo. Me encanta. Lo lamo y lo besuqueo continuamente. ¡No puedo quitármelo de la boca!
b) Mis genitales. Nunca nadie me ha escuchado como lo hacen ellos.
c) Mi pecho. ¡Gracias a él soy capaz de hacer hablar al tatuaje de calavera que llevo!
 
9- ¿Cómo te gustaría morir?
  a) De viejo, en una cama, rodeado de toda mi família, mirándoles a los ojos cuando les digo que no van a tener herencia porque me la he cepillado toda en drogas, alcohol y putas.
b) Follando. Bueno, después de correrme, siempre y cuando lo haga antes que mi pareja. ¡Imagina qué situación tan cómica!
c) Colgado de la puerta de un hotel de lujo vestido de cuero y con la polla en la mano. ¡Nunca nadie me olvidará!
 
10- ¿Quién es el más grande dibujante de todos los tiempos?

 

a) Francisco Franco Martínez-Bordiú.
b) Nunca miro quién es el dibujante de los tebeos que leo. ¡Sólo miro el precio!
c) ¡¡¡Michael Perrinow!!!
 
RESULTADOS

Mayoría de respuestas A: Eres una persona desequilibrada y, con toda seguridad, peligrosa. Es posible que ya hayas cometido algún asesinato o rito a satanás. Quizá seas como Robin Williams en Retratos de una obsesión, o seas el mismo Robin Williams, lo cual te convierte en el enemigo público número uno, aunque aún nadie lo sepa. El tipo de persona que cree que su pareja la está envenenando con cianuro, pero duerme tranquilo porque debe haberse vuelto inmune a él, y que se come la piel del plátano y tira lo de dentro. El tipo de persona que escucha a Bon Jovi.

Mayoría de respuestas B: Eres una persona normal. La típica que va por la calle con las manos en los bolsillos y al cruzarte contigo te mira a los ojos por instante, como para reconocer tu existencia, y luego los baja rápido. Lo justo para que no parezca que estás retándolo a muerte en la Cúpula del Trueno, donde dos entran, uno sale. La típica persona vulgar que rasca el coche contra las columnas al aparcar y le enternece la imagen de un cachorrito dentro de una caja de cartón navegando río abajo, pero no tiene reparos en pisotear y aniquilar en un solo instante toda una colonia de hormigas que ha tardado años de esfuerzo, sudor y sangre en hacer un agujerito de medio centímetro en el hormigón del parque para recoger dos migas de pan duro que ha dejado algún niño con demasiada poca educación.

Mayoría de respuestas C: Tú vales, has nacido para esto. Eres el tipo de persona que encuentra graciosa una llamada de amenaza de bomba a un centro de atención urgente a enfermos cardíacos. El tipo de persona que en el cine viendo Titanic se ríe a carcajadas en la escena en la que el barco se pone vertical y un señor con una levita como la de Don Pantuflo se descuelga y cae, y se pega un trompazo contra las hélices del barco que suena como una campanada. El tipo de persona que rellena preservativos con gel de baño, los mete en el microondas un par de segundos y los tira por el balcón sin hacerles un nudito. ¡Enhorabuena!


Si has pasado esta prueba, mereces una ovación. Aquí la tienes. Ahora sigue leyendo, maldición.



El último y más importante atributo que un dibujante novel necesita -mucho más que la creatividad, el talento, el dinero, los contactos o el atractivo físico (los cuales, si bien combinados son capaces de llevarte al estrellato en lo que tarda un bizco en contarse los mocos de la nariz)- es la fuerza. Pero no La Fuerza de un guerrero Jedi, sino la fuerza de un dibujante de cómics.

¿Crees que serías capacidad de soportar horas y horas con un lápiz en la mano sin que te duelan los dedos como si un mamut se hubiese caído de un helicóptero y aterrizase sobre ella? ¿Crees que tendrás la resisténcia suficiente como para aguantar la hoja de papel inmóvil con una mano mientras que con la otra deslizas el implacable lápiz? ¿Acaso crees que tienes el poder de borrar con una simple goma de borrar los trazos de grafito incrustados en las fuertes fibras de madera y pulpa entrelazadas entre sí y se transforman en papel con un proceso que si te interesa leer acerca de él lo buscarás en Google y no esperarás que yo lo describa aquí para tí? ¿Crees que podrías vencer en combate a un rinoceronte que ha viajado atrás en el tiempo para reproducirse con su propia madre y engendrarse a sí mismo de nuevo en forma de semidiós amo del tiempo y del espacio?
Si crees que sí, con toda seguridad, estás completamente equivocado.

¡Tan fuerte como Haggar!


Para lograr la fuerza y la resistencia de un auténtico dibujante, debes someterte a un entrenamiento cruel y despiadado que fortalezca tus músculos, tu mente y tus gónadas. Debes convertirte en una máquina de matar, en una divinidad. Debes alcanzar el Nirvana de las tortas y los sopapos. Si quieres ser como yo, puedes intentar seguir esta guía de entrenamiento draconiano:


5:30 - Lo primero que hacer cuando comienza el día, es decir, al salir el sol, es hacer un buen ejercicio para despertar los músculos del cuerpo. Lo ideal es realizar unos estiramientos siguiendo el famoso y mundialmente conocido método de atar cada una de tus extremidades a un caballo, y luego hacerles salir corriendo en direcciones distintas.










7:00 - Para reforzar tus intestinos y darle a tus músculos la fibra que necesitan, es importante comer sano. Lo ideal es devorar un árbol desde las raíces hasta la copa. ¡Para obtener los mejores nutrientes, cómetelo sin quitarle la piel, claro!

Y si quieres seguir la modalidad Perrinow, ¡deshecha esos cubiertos y come con las manos!




8:00 - A continuación, salir a cazar la comida. Lo que yo hago todos los días es perseguir el rastro de un jabalí por la montaña hasta que le doy caza y nos enfrentamos en un combate a muerte del que solo sale vivo el más fuerte. Como siempre, soy yo.








9:00 a 12:00 - El resto de la mañana es aconsejable dedicarlo a entrenar las manos. Golpear la pared hasta tirar el tabique abajo suele ser una buena idea. Tras ello, sin embargo, habrá que levantar la pared de nuevo para repetirlo de nuevo al día siguiente, lo cual no deja de ser un buen ejercicio para destensar los brazos después de semejante ejercicio.

Para acabar de relajar los músculos antes de comer, es aconsejable lavarse las manos con aceite hirviendo, que deja las manos suaves como el culito de una pre-teen.







14:00 a 17:00 - Para que el estómago entrene como nunca es mejor comer viendo el canal de Intereconomía. Nunca tu vientre habrá padecido sufrimiento semejante. Los abdominales saldrán hasta por dentro del cuerpo. Eso sí, aunque parezca poca cosa, es la práctica más peligrosa de todas, ya que se corre el peligro de sufrir sarpullidos, ardores, pérdida de visión y/o facultades mentales, diarrea mental y bezoar.





17:00 a 20:00 - Y para acabar de preparar el cuerpo antes de ponerse a trabajar dibujando cómics, es preferible echarse una buena siesta mientas unas cuantas fans te abanican.

¿No tenéis fans que os abaniquen? Bueno, quizá un gato acostado encima valga también





Es importante recordar que Michael Perrinow es un dibujante experto y fantástico que lleva años perfeccionando este entrenamiento y es totalmente inmune a todo tipo de dolores y tribulaciones, además de haber perdido todo contacto con la realidad. No se responsabiliza de posibles fracturas, quemaduras de ningún tipo, alteraciones del orden público, pruritos, bezoares, ardores, pérdidas de visión o de cualquiera de los otros cuatro sentidos, sarpullidos, soriasis, daños psicológicos severos o leves, denuncias de la policía, palizas de la guardia civil o de los mossos de escuadra, multas por aparcamiento, órdenes de alejamiento, desmembramientos, cortes, magulladuras, despeinamientos, facturas, vomitadas de gatos o ser drogado con la burundanga y despertar en casa de Michael Perrinow abanicándole con un abanico confeccionado con plumas de avestruz.


Y éste es el entrenamiento indicado para convertirte en dibujante. Si no me crees puedes imprimirlo, acercarte al centro de salud más próximo y preguntarle a cualquier médico si es bueno o no. Antes de que te des cuenta estarás con un dedo suyo metido en el culo y una sonda bajándote por la garganta, así que ya puedes ver que no es buena idea dudar de la palabara de Michael Perrinow.

Ésta ha sido la primera lección. ¡Ahora ya sabes si estás preparado para poder seguir con las lecciones y convertirte en un dibujante casi tan bueno como yo! Y aunque no lo sepas, no pasa nada. Quizá aprendas algo nuevo y puedas fardar de ello delante de la gente y, con un poco de suerte, podrías conseguir que alguien finja un poco de interés.

Para terminar con el capítulo, unos cuantos consejos que te serán útiles tanto en el mundillo del dibujo como en la vida real:

· Es importante seguir una buena alimentación. Nueve de cada diez dietistas recomiendan no comer carne humana. Por lo menos, a menudo, dice la mayoría.


· Si te despiertas sin recordar nada en una bañera con hielo y una cicatriz en un lado de la parte baja de la espalda, no es un síntoma de haber perdido la virginidad


· Primero se hace el boceto a lápiz y luego se entinta encima, no al revés.


· Es importante no beber de una copa que te ofrezca un desconocido. También es importante no pincharte con la jeringa que te ofrece un desconocido.


· Es de mala educación hacerle la 'corbata colombiana' a la gente.


· No es buena idea tratar de conquistar a una dama escondiendo tu ropa interior usada entre sus pertenencias creyendo que tus feromonas activarán sus transmisores sexuales. Sin embargo, sí funciona para las mujeres.


· Nunca te cortes tú mismo el pelo.


· No te engañes, Christopher Lambert no es buen actor, por mucho que te gustaran Los Inmortales.


Y esto es todo por este capítulo. ¡Hasta la próxima!

 





Michael Perrinow, la Increíble Página de Michael Perrinow y el resto de mamarrachadas que se publican en esta web se encuentran bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Menrey Tales Pan de ayer Senor Dibujero Suena a Culo